Prueba y error

¿Intercambiamos nuestras historias de emprendimiento?

Un día me levanté, decidí crear una agencia de Marketing Digital, y en una semana hice 50 clientes y empecé a vivir de ello.

Es broma, esto no es Hollywood. La realidad de cualquier autónomo, emprendedor o pequeña empresa es mucho más cruda.

Los negocios que tienen abiertas las puertas al público a día de hoy es porque han encontrado su sitio a base de arriesgarse, adaptarse continuamente, y trabajar de sol a sol.

Seguramente tu empresa no fue un pelotazo. Tampoco lo fue Publipop. Hemos pasado de todo: desde hacer mascarillas publicitarias hasta colgar pantallas en salas de espera.

Pivotar y volver a pivotar, hasta llegar al punto de equilibrio entre lo que te gusta, lo que se te da bien, y donde eres útil para los demás. Los japoneses lo llaman Ikigai.

Quédate. te voy a contar la historia de Publipop, pero además, te voy a pedir que me cuentes tu historia empresarial y sus altibajos.

Publipop nació en 2018. Por aquel entonces yo tenía 21 años. Era estudiante de marketing y provengo de familia emprendedora. Me junte con un socio un tanto especial, mi padre. Me hacía ilusión que mi primera experiencia emprendedora fuera con él (otro emprendedor).

A los dos nos llama la atención el mundo publicitario, y la idea era colocar pantallas en salas de espera y escaparates. En ellas se reproducía un vídeo publicitario de los servicios que ofrecía dicho negocio, experiencias de sus clientes, novedades, ofertas etc.

La primera pantalla que fabricamos fue así de pequeña…

Funcionó medianamente bien hasta 2020, época en la que cierto virus se puso de moda y obligó a echar la persiana de muchos establecimientos, incluido el nuestro.

(Si te interesa una pantalla, escríbeme; que a día de hoy las sigo teniendo amontonadas en mi habitación. Te hago precio).

Durante la pandemia decidimos hacer mascarillas con fundas publicitarias. Las embolsábamos a mano, y nos tirábamos hasta la madrugada doblando y empaquetando.

Pudimos ahorrar algo de dinero para empezar la siguiente actividad, la cual tenía entre ceja y ceja desde que decidí emprender: Una agencia de marketing digital. Y esta vez en solitario.

El primer cliente fue a mediados de 2021. Hubo una gran celebración. ¿Y sabes qué? Seguimos celebrando cuando llega un nuevo cliente.

¿Por qué? Nuestro sector está muy saturado, y muchos clientes han pasado por malas agencias. Dejan de creer que internet les puede abrir una nueva vía de ingresos.

Nuestra misión es crear una estrategia digital para negocios locales, pequeñas empresas y autónomos. Que vivan en sus carnes que de verdad pueden conseguir más visibilidad y más ventas gracias a internet. Nada fácil, pero nos llena como nada en el mundo.

Si quieres conocer a los miembros del equipo Publipop puedes pinchar aquí.

Es tu turno. Si te ves animado cuéntanos tu historia de emprendimiento. Te leeremos encantados: